Abril 28, 2020

2 comentARIOs

Artistas en crisis

10 consejos de gestión para artistas en tiempos de crisis

Más allá de los necesarios esfuerzos colectivos para proteger al sector cultural del colapso ante una crisis de proporciones como las del COVID 19, ¿qué podemos hacer a nivel individual ante la súbita paralización de nuestras actividades y la urgencia de una reinvención?. Sabemos que existe una alta probabilidad de que seamos devueltos una y otra vez a circunstancias similares en los próximos años. Entonces, ¿qué consejos de gestión para artistas conviene tener en cuenta en estos momentos?

Todo parece sugerir que esta será pues nuestra "nueva normalidad", como ya se le ha empezado a llamar, y que tendremos reaperturas y cierres intermitentes de salas de teatro, galerías, y centros culturales en los próximos meses. A esto hay que sumar el coletazo que se viene sobre el comportamiento de los públicos, algo que siempre ha sido una variable difícil de predecir. Por eso, aún si la cuarentena se levantara mañana, el daño ya está hecho y puede que éste sea más grande o diferente de lo que imaginamos. 

¿volverá la gente a sus prácticas habituales de consumo cultural?, ¿qué formas nuevas aparecerán y cuáles se dejarán de lado?, ¿cuál será el nuevo lugar del cuerpo en la experiencia creativa?

Click to Tweet

Quedan muchas preguntas en el aire: ¿volverá la gente a sus prácticas habituales de consumo cultural?, ¿qué formas nuevas aparecerán y cuáles se dejarán de lado?, ¿cuál será el nuevo lugar del cuerpo en la experiencia creativa?, ¿qué se gana y qué se sacrifica con la intermediación virtual que parece imponérsenos a la fuerza para la producción y entrega de contenidos culturales?, ¿qué exigencias plantea todo esto para artistas y profesionales de la cultura?

Es imposible tener respuestas completas o satisfactorias aún, pues cuanto más se agudiza la crisis, más endeble, provisorio e insuficiente nos parece todo. Es algo que tenemos que aceptar, ya que inevitablemente nos rebasará y nos transformará. Resistirnos a ello sólo nos hará sufrir.

Más allá de la salud y de la economía

Circunstancias extraordinarias pueden detonar procesos personales transformativos y cambios culturales mayores. Estas movilizaciones se gestan en nuestros universos subjetivos y se deducen de la forma como venimos afrontando las cosas en el día a día, en nuestras esferas más privadas.

Queda claro que todas y todos nos estamos poniendo a prueba en muchos frentes, algunos con más intensidad que otros. Hay quienes en este mismo momento asisten al derrumbamiento de sus proyectos de vida, de su salud, de sus familias. Incluso, por ingenuo que suene, hay quienes recién se enteran del verdadero valor de cosas que daban naturalmente por sentadas y que ahora no tienen.

En todo caso, sea cual sea la circunstancia particular desde donde nos toque vivir el remezón, la inesperada alteración de nuestras rutinas diarias nos empuja a re situarnos en los espacios que habitamos y a ensayar itinerarios de pensamiento inusuales. 

Una de las claves para la supervivencia de nuestras actividades culturales está en algo que sabemos desde siempre: la experimentación, el error y la reinvención, la sustancia creativa de la que todo está hecho.

Click to Tweet

Entonces, puede suceder lo extraordinario. Algo tan simple como limpiar un ropero, ordenar el depósito, o recibir noticias de alguien a quien no vemos hace mucho tiempo, se vuelven catalizadores perfectos para conectar con un proyecto postergado, una conversación pendiente o con un aspecto olvidado o desconocido de sí mismo.

Del manera similar, la experiencia de la fatalidad o de la fragilidad evidencia nuestra finitud y nuestra estupidez. Por eso, el encuentro con el pasado, con nuestra miseria, con el dolor o con eso otro que también somos, puede dejarnos una impresión brutal e indeleble. Nos vuelve más conscientes, nos rescata de la indiferencia y, en el mejor de los casos, nos motiva a actuar. 

Estos desplazamientos interiores solicitan a gritos respuestas desde el arte, pues salen a flote necesidades espirituales, creativas, de pertenencia, de solidaridad y sobre todo, de sentido. ¿Qué haremos al respecto? Estamos ante lo que parece ser un momento fundacional para el sector cultural, en el que todo parece gritar peligro y desolación, y sin embargo, el impulso de ir al encuentro del arte se renueva, se fortalece y nos desafía.

Este es pues el momento del riesgo, de las ideas que fueron rechazadas por extremas o por ser demasiado extrañas, pues no vamos a salir de esta igual que como entramos.

Click to Tweet

Por esta razón, una de las claves para la supervivencia de nuestras actividades culturales está en algo que sabemos desde siempre: la experimentación, el error y la reinvención, la sustancia creativa de la que todo está hecho. Este es pues el momento del riesgo, de las ideas que fueron rechazadas por extremas o por ser demasiado extrañas, pues no vamos a salir de esta igual que como entramos.

El arte es un bien de primera necesidad y los pequeños proyectos culturales que lo promueven son una gran fuerza económica, social y política. Este principio es el que augura la permanencia de nuestras actividades más allá de lo extraño que nos pueda parecer todo. 

10 consejos para artistas independientes en tiempos de crisis

Foto: Helmut Graf

¿Qué hacer entonces? 10 consejos de gestión para artistas

Para que los procesos experimentales puedan tener lugar hacen falta condiciones mínimas de supervivencia, es decir, acciones de gestión concretas e inmediatas. El objetivo en estas circunstancias es mantenernos activos en la economía para evitar que nuestros proyectos mueran. Esto es entonces lo que nos toca hacer YA: 

1. Cuidar de lo básico

Por obvio que suene, hay que decirlo. La primera medida en un contexto de crisis es cuidar de aspectos básicos del cuerpo y del espíritu: alimentación, sueño, ejercicio y salud mental.

Esto implica hacer un esfuerzo activo para evaluar qué estamos haciendo con nuestro tiempo, a qué le estamos prestando atención, a quién le damos credibilidad y qué elecciones hacemos en lo cotidiano.

Entonces, no se trata de caer en un optimismo idiota pensando que todo irá bien así porque si. Tampoco digo que debamos quitarle gravedad al asunto ignorando o negando los acontecimientos y las advertencias. Por el contrario, se trata de enfocarnos en lo que es realmente importante en este momento: cuidarnos, cuidar a los demás y cuidar nuestra actividad. Pensemos, ¿cómo queremos encontrarnos cuando la crisis pase? La respuesta depende de lo que hagamos ahora. 

2. Reducir costos fijos inmediatamente

Los costos fijos se comen rápidamente las reservas de ahorros que podamos tener y si bien algunos son inevitables, siempre hay algo que podemos recortar desde ya. Esto significa que debemos entonces: 

  • Evaluar dónde tenemos fugas y gastos superfluos. Hagamos un presupuesto mensual, ¿en qué se nos están disparando los costos?, ¿Qué servicio no son imprescindibles en este momento? 
  • Negociar el pago del alquiler de vivienda o de oficina. Si no tenemos ya liquidez debido a la paralización de nuestras actividades económicas, vamos a tener que considerar una negociación con la persona propietaria del inmueble que habitamos. Lo ideal sería una re programación sin intereses, pero en el peor de los casos, consideremos proponer una excepción solidaria por un tiempo determinado, a cambio de algún tipo de servicio que podamos ofrecer. Es importante evidenciar a quien nos alquile, las desventajas que afrontará si dejamos el inmueble, ¿qué tan fácil le va a ser conseguir un inquilino nuevo y confiable en esta circunstancia?, ¿en qué otros gastos tendrá que incurrir para ello?  Y algo muy importante: debemos cerrar acuerdos por escrito.
  • Compartir servicios.  Por ejemplo, suscripciones, gastos de internet, incluso el mismo costo de alquiler. Si tenemos un inmueble propio, conviene considerar también alquilar espacios, como una forma de generar ingresos extras.  No es mala idea considerar también algunas formas de trueque de servicios. 
  • Fraccionar o congelar la deuda de la tarjeta de crédito. Es importante considerar acogernos al beneficio de congelamiento de deuda que ofrecen algunos bancos. Incluso si podemos pagarla, es mejor no deshacernos de nuestra liquidez actual. Sin embargo, no hay que olvidar pagar la cuota mensual de seguro de desgravamen, pues se trata de un costo fijo ineludible y si no lo pagamos, la multa del banco es carísima y no nos la van a perdonar.
consejos de gestión para artistas

Foto: Pixabay

3. Proteger la liquidez

  • ¿Qué hacer si tenemos personas que ya nos han pagado por un producto o servicio? Antes de precipitarnos a devolver el dinero por los servicios que aun no entregamos, podemos probar otras opciones. En primer lugar está la entrega virtual de servicios que muchos y muchas ya están probando, para lo cual será necesario desarrollar elementos de valor agregado, tales como actividades de soporte,  monitoreo y servicios complementarios. No es tan simple como grabarte frente a una cámara, pensemos ante todo, en la experiencia del usuario/a. En segundo lugar está la re programación de la entrega y en tercer lugar está la combinación de ambas opciones, donde tengamos una parte del servicio entregada de manera virtual y otra parte que se entregará de manera convencional más adelante.  
  • Evitar tocar fondos de pensiones, si tenemos uno. No es un buen momento para ello, porque estos fondos se valoran en mercados bursátiles que en estos momentos de crisis suelen caer. Lo que es peor, el valor de nuestro fondo es mucho menor y si lo retiramos hoy y estaremos perdiendo un porcentaje importante del monto total.
  • Evitar sacar efectivo de la tarjeta de crédito. Mucho cuidado con esto, el interés que nos aplican al hacerlo es súper alto. Por eso, en caso de extrema necesidad de liquidez, es mejor que nos preste un familiar o amigo/a a sacar efectivo de la tarjeta de crédito.

Un producto virtual es esencialmente diferente, aun cuando parta del mismo contenido. No estamos "dando información", sino creando una experiencia interactiva. 

Click to Tweet

4. Evitar la reducción de nuestros precios en servicios virtuales

Otro de los consejos de gestión importantes para artistas tiene que ver con esta demanda por reducir los precios de los servicios digitales. Ceder a ello sienta un mal precedente en nuestros mercados. Más aún, dificulta la posibilidad de recuperar los equilibrios y afecta negativamente a otros artistas, al poner una presión a la baja. 

Aquí es donde la reinvención resulta clave. Un producto virtual es esencialmente diferente, aun cuando parta del mismo contenido. No estamos "dando información", sino creando una experiencia interactiva. Es entonces desde esta experiencia del usuario que debemos re pensar nuestros servicios, sin caer en formatos enlatados, sino en experiencias con valor agregado e identidad propia.  

El primer paso es entonces reformular nuestras propuestas de valor, el siguiente es comunicarlo.  Esto es fundamental para evitar que nuestros que nuestros precios caigan. 

5. Revisar y ajustar nuestros modelos de gestión actuales

Las crisis evidencian la fragilidad y carencias de nuestros modelos de gestión actuales. Preguntémonos: ¿Qué tanto conocemos a nuestras audiencias?, ¿es sólida nuestra propuesta?, ¿estamos diversificando las fuentes de ingresos?, ¿tenemos una estructura de costos sostenible?, ¿cómo va la gestión de aliados estratégicos?, ¿tenemos procesos de producción digitalizados?, etc.

Muchos proyectos culturales tienen problemas serios en estos aspectos operativos, de marketing, de gestión humana, de adaptación a la tecnología y exigencias de sus mercados. Todavía hablar de "negocios" o de "gestión" es algo que espanta a muchos/as artistas.

Click to Tweet

Veo recurrentemente que muchos proyectos culturales tienen problemas serios en estos aspectos operativos, de marketing, de gestión humana, de adaptación a la tecnología y exigencias de sus mercados. Todavía hablar de "negocios" o de "gestión" es algo que espanta a muchos/as artistas.

Aun cuando lleven años operando, muchos todavía no han podido profesionalizar su gestión y hasta llegan a caer en una romantización de su precariedad. Más que ser sostenibles, sobreviven a costo de grandes penurias personales, deudas y conflictos que incluso matan amistades de larga data. 

Con mayor razón, es momento entonces de revisar, ajustar y hacer la parte dura. Esto puede llevar a la redefinición integral del proyecto que lo salvará de colapsar. Dada la particularidad de cada caso, lo mejor es buscar asesoría profesional para esto. 

6. Construir capacidades de gestión y manejo de herramientas digitales, pero en serio

En la misma línea de la idea anterior, este es el momento de aprender precisamente de los temas que nos permitirán gestionar nuestro proyecto y realizar una transición digital exitosa, de ser el caso. Pero insisto, estos son procesos que deben ser acompañados profesionalmente.

Las transformaciones de fondo no se logran con cursitos “macdonalizados” de 20 dólares que no resultan útiles ni suficientes. Al contrario, éstos son como los libros de autoayuda, parciales y superficiales, que no pueden reemplazar las prácticas sostenidas de acción y reflexión.

¡Cuántos talleres hay que nos entusiasman por un rato, nos dan un par de cosas que nos suenan innovadoras, pero que luego nos dejan en el desamparo! Así, no podemos confrontar nuestros procesos con nadie ni ponernos en acción sobre nada.

Las transformaciones de fondo no se logran con cursitos “macdonalizados” de 20 dólares que no resultan útiles ni suficientes. Al contrario, éstos son como los libros de autoayuda, parciales y superficiales, que no pueden reemplazar las prácticas sostenidas de acción y reflexión.

Click to Tweet

Hay que invertir en nosotros y tomarnos esto de la reinvención en serio. Necesitamos hojas de ruta claras y no estrategias hecha de parches y huecos.

7. Construir nuevos activos digitales

Reforcemos nuestra presencia digital y los activos digitales en torno a ella. Pensemos, por ejemplo: ¿Tenemos ya una pagina web?, ¿es funcional?, ¿tenemos una comunidad de seguidores?, ¿cómo va la construcción de nuestras bases de datos?, ¿qué herramientas de marketing digital podemos aprender?, ¿cómo estamos manteniendo la comunicación con nuestro público? Nos toca actualizarnos en todo esto.

8. Posicionar marca

¿Qué podemos hacer para destacar sin degradarnos ni hacer un papelón? Vamos a necesitar hacer algo diferente, por encima del promedio. Por eso actualmente hay tanto contenido gratuito en internet, pues hay instituciones y personas que están buscando posicionarse y promover una primera prueba a quienes nunca antes se habían acercado a ellas.

Que esta ola de altruismo y solidaridad que estamos viviendo, no se convierta en una nueva excusa para justificar no pagar a los artistas por su trabajo.

Click to Tweet

Pero ojo, hay que distinguir el contenido gratuito que es parte de una estrategia promocional del mandato equivocado de que debemos entregar nuestros servicios gratuitamente o aceptar precios bajos. ¿Por qué esto es importante? Pues para que esta ola de altruismo y solidaridad que estamos viviendo no se convierta en una nueva excusa para justificar no pagar a los artistas por su trabajo.

Está bien que compartamos contenidos, que lo hagamos de manera solidaria, pero hay que entender esto dentro de un contexto particular en el que también estamos construyendo relaciones para ser sostenibles como gestores, artistas, etc.

9. Aplicar a fondos culturales

Como consejo puntual en este aspecto: no es buena idea esperanzarse en financiamientos esporádicos ni diseñar proyectos solo para ganar concursos. Este no puede ser nuestro único horizonte, por la sencilla razón de que nos ancla en un modelo de gestión vulnerable. Es fundamental diversificar las fuentes de ingreso y una de ellas serán estos fondos esporádicos. 

Este es un buen momento para aplicar a concursos nacionales e internacionales, mientras aun existan. Hay muchas convocatorias abiertas y oportunidades de financiamiento vigentes, no se sabe por cuánto tiempo. Por ejemplo, los estímulos económicos del Ministerio de Cultura de Perú, las convocatorias de la UNESCO o de otros organismos internacionales como Prince Claus. 

consejos de gestión para artistas

Foto: UNESCO

El problema es que en tiempos de crisis, solemos estar tan absorbidos por las noticias que podemos caer en el error de dejar pasar oportunidades como éstas que están totalmente a nuestro alcance. 

Para quienes quieran conocer más de este mundo de los financiamientos culturales, recomiendo revisar este otro artículo, donde comparto algunas consideraciones importantes a tener en cuenta al aplicar este tipo de concursos.

10. Inversiones a considerar

El principio es el siguiente: invertir en TODO AQUELLO que pueda fortalecer nuestros proyecto mantenernos a flote: formaciones y asesorías, publicidad en línea, equipamiento para operar en el entorno digital.

No tengamos temor a subcontratar, delegar algunas funciones o incluso incorporar aliados nuevos para poder liberar tiempo nuestro que podamos dedicar al re direccionamiento del proyecto. Pensemos si nos conviene tener un asistente remoto, un community manager, un contador/a, etc.

Por último, no olvidemos que..

Finalmente, tengamos en cuenta que mucho de lo que determinará cuán asertiva sea nuestra respuesta como artistas independientes en tiempos de crisis tendrá que ver con cuestiones actitudinales de base, es decir, con cómo elijamos posicionarnos interiormente frente a lo que sucede. Por irónico o ingenuo que suene, por más que las circunstancias resulten aplastantes siempre existe un margen de acción para nosotros. Así, como sostuvo el psicoanalista Viktor Frankl: "Las fuerzas que escapan a tu control pueden quitarte todo lo que posees excepto una cosa, tu libertad de elegir cómo vas a responder a la situación."


También te puede gustar...

Carlos González: Una mirada al Perú desde el Turismo

Vivir del arte: 5 consejos a tener en cuenta

¿Cómo ganar fondos para artistas?

Sobre la autora de este post 

Viviana Quea

Ayudo a gente creativa e inquieta a diseñar y financiar sus proyectos culturales con herramientas de gestión estratégica, marketing digital y comunicaciones. Trabajo principalmente con las artes escénicas, música, fotografía, cine, artes plásticas, proyectos editoriales, proyectos de curaduría, salas independientes e iniciativas de arte para la transformación social.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}


¿Por qué no es sostenible tu proyecto cultural?